Archivo mensual: octubre 2014

La ciudad de Cáceres tomará el relevo de Vitoria-Gasteiz como Capital Española de la Gastronomía (CEG) el próximo año.

Tras destacar el alto nivel de la oferta gastronómica de cada una de las ciudades candidatas, así como su compromiso con la promoción del turismo, el jurado de CEG se inclinó por Cáceres. La candidatura de la ciudad extremeña -subrayaron los miembros del jurado- destaca por la puesta en valor de la importancia y variedad del producto agroalimentario genuino. Cáceres cuenta con 8 Denominaciones de Origen Protegidas: Jamón ibérico D.O.P. Dehesa de Extremadura, Quesos La Torta del Casar, Queso Ibores, Aceite Gata-Hurdes, Pimentón de la Vera, Cereza del Jerte, Miel Villuercas-Inores y Vino de la Ribera del Guadiana, y 2 Indicaciones Geográficas Protegidas: Ternera de Extremadura y Cordero de Extremadura (CorderEx).Todos los productos agro-alimentarios tienen en común la calidad y el origen natural, unido a la elaboración tradicional que ha perdurado en el tiempo.”

El fuerte respaldo institucional conseguido por la candidatura de Cáceres también ha sido tomado en consideración por el jurado. Un apoyo encabezado por el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, por la Consejería de Turismo de la Junta, la Diputación y el Ayuntamiento de Cáceres, y que cuenta además con el respaldo popular y de los sectores de la hostelería y agroalimentario. Por otra parte, este soporte institucional se ha concretado a través de una aportación económica ya consignada en los Presupuestos Generales del Gobierno de la región para 2015, destinada a la promoción del turismo gastronómico. Este compromiso garantiza la realización de las actividades programadas.

Las autoridades extremeñas han concedido en una gran importancia al turismo gastronómico incluyendo la gastronomía y el turismo de destinos gastronómicos como eje del Plan Estratégico Regional de Turismo Gastronómico Turístico, desarrollando nuevos productos turísticos como las Rutas Gastronómicas Singulares, los museos y centros de interpretación gastronómicos (el del pimentón, único en el mundo y el de la Cereza de Jerte) y fomentando cocinas singulares como la Sefardita, la Monacal, la Pastoril y la Transfronteriza. Asimismo, Cáceres se perfila como ejemplo de cómo se puede realizar la fusión entre cultura, turismo y gastronomía.

El atractivo gastronómico de Cáceres se superpone a su interés turístico e histórico. No hay que olvidar que su casco medieval está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que es miembro de la Red de Juderías y también parada obligada en la Ruta de la Plata.

 

Fuente: Diario El Economista.

 

Torta-del-Casar-Idiazabal